sobre mí, contacto

belleza, actitud, lifestyle, #trending, ellos y ellas

jueves, 7 de enero de 2016

7 Malos Propósitos Para El Año Nuevo


El año pasado, en la entrada Mis 7 deberes para el nuevo año, compartía contigo una especie de propósitos que tenía la firme intención de llevar a cabo. Repasando una vez más aquella lista he llegado a la conclusión de que ni puedo ni debo ni quiero dar por terminados aquellos deberes. 

Son objetivos muy ambiciosos a nivel personal y por lo tanto propósitos de largo recorrido, y eso me gusta. Significa que me estoy tomando en serio, muy en serio, este viaje de auto superación que un día decidí emprender para convertirme en una persona de más calidad. Un viaje así no tendría que acabar nunca, esta es la razón por la que los 7 deberes incluidos en la lista de 2015 siguen siendo los mismos que escribiría hoy también en la lista de "tareas pendientes" de 2016.

Como premio a habérmelos tomado tan en serio (y teniendo en cuenta que el trabajo con ellos no ha finalizado) me parece que me he ganado relajarme un poquito en otros aspectos de mi vida. Así que he decidido que voy a hacer una lista de "Malos Propósitos" que recoja esas cosas que me he dado permiso para no cambiar este año. Además, teniéndolas por escrito -todas juntitas y ordenadas- me será más fácil evitar que anden durante doce meses revoloteando por mi cabeza dándome la lata. 


7 Malos Propósitos Que Quiero Cumplir En 2016


1. Seguir fumando

Cada vez que alguien abandona el tabaco salta de mi boca la misma pregunta, como un resorte: "¿pero fumabas mucho?". Normalmente las respuestas me dejan tan sorprendida ("dos o tres cajetillas al día") en comparación a lo que yo fumo (cuatro o cinco cigarros al día) que me reafirmo en mi convencimiento de que no pasa nada sino me impongo (un año más) como propósito dejar de fumar. 

Pero entonces me encuentro con un artículo como el que leía la otra mañana en la versión en papel de Vogue Belleza. En él Sara Fernández, jefa de moda de la revista y gran fumadora, narraba cómo, gracias a la hipnosis (¡y en una sola sesión!) ha logrado dejar el tabaco sin mucho esfuerzo.

Tal vez tendría que reconsiderar mi primer mal propósito del año. Pues sí que empezamos bien.


2. Meditar poco y mal

Lo intenté cuando practicaba yoga ; he vuelto a intentarlo en 2015 vía una aplicación que me descargué para el móvil. Peo nada, me cuesta muchísimo centrarme en vaciar mi mente de pensamientos o en "solo observarlos y dejarlos ir". Yo es que aún no sé cómo se hace eso, ¿hay alguien más en la sala aparte del Dalai Lama capaz de conseguirlo?


3. No sintetizar la vitamina D

Aspirar a tener una piel impecable como las coreanas  conlleva sus inconvenientes. Huir del sol como una verdadera friki  me ha dejado con las reservas de vitamina D bajo mínimos por lo que mi doctora me ha obligado a tomar unas ampollas de esta vitamina durante todo el invierno y me ha recomendado ponerme unos minutos al sol todos los días. Mi tercer mal propósito para 2016 consiste en no hacer caso a mi doctora en su recomendación de exponer mi piel a los rayos del astro rey, por lo menos mientras esté tomando las ampollas.


4. Dormir de la peor manera

La humanidad se divide en tres grupos: los que duermen de lado, los que duermen boca abajo y los que duermen sobre su espalda. Yo pertenezco al primer grupo; ¿tú también? Entonces te informo de que quienes dormimos en esta posición estamos provocando la aparición de arrugas en el contorno de los ojos  y en el escote . Una posible solución para la evitar las arrugas en la piel del rostro pasa por utilizar una almohada de belleza  y para prevenirlas en la fina piel del escote dormir con el sujetador Pillow bra.

No, no tengo ni la una ni el otro. Quizás debería apuntar ambos en una lista de "buenas compras para 2016". (Como siga cambiando de opinión esta lista de malos propósitos se me va a ir de las manos).


5. Quemar el carnet de conducir

Bueno, este punto sí que lo tengo claro. Soy la absurda propietaria de un carnet de conducir que apenas he usado. Hace siglos que no cojo un coche y nunca lo he echado de menos. Así que a todos los que insistís en que dé unas clases y me compre "un cochecito" quiero que os quede claro de una vez por todas que a mí lo que me gusta y lo que se me da bastante bien es ejercer de copiloto: pincho una música buenísima, amenizo los trayectos y viajes con mis bailes y acierto en tu boca siempre que me pides una patata frita.


6. Vender mi alma al diablo por una croqueta

Tengo yo la nevera como para poner pegas, ¿sabes? No cocino -"I never learned to cook but I can write a hook"-, ni siquiera tengo horno. Las tres veces que se ha encendido la vitrocerámica en mi cocina ella misma se asustó al sentir que entraba en calor. Y soy tan bruta que un día mi hermana me comentó que tenía ossobuco para comer y yo pensé que se iban a zampar un oso pequeñito. Por eso desde LMDM hago un llamamiento a todas y todos esos grandes cocineros que me leéis: estaré encantada de aceptar cualquier invitación para comer en vuestras casas. Yo a cambio os garantizo que soy de esas personas "que se ganan la cena": tengo anécdotas y buen humor a montones para agradecer vuestro bonito gesto gastronómico.  También acepto tuppers.


7. Perder el tiempo 

Perder el tiempo soñando despierta. Bailando y cantando sola en casa. Charlando de naderías por teléfono. Navegando sin rumbo por la red. Buscando música en Spotify. Perder el tiempo es mi mal propósito favorito para 2016 por dos razones. Primero porque curiosamente a veces resulta ser una actividad muy productiva. Y segundo porque tengo tendencia a imponerme demasiada presión para exprimir al máximo todas las horas del día, y la verdad, creo que necesito que el pitbull que llevo dentro se relaje un poco este año.



¿Tú tienes una lista de Malos Propósitos?





13 comentarios :

  1. Me gusta tu listado de malos propósitos,salvo el primero, y el de la vitamina D; más que nada, porque atañen a tu salud.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. me gusta sobre todo el último ¡me chifla bailar! sea donde sea jajaja
    un abrazo y FELIZ 2016!!

    ResponderEliminar
  3. Yo nunca me hago propósitos ni buenos ni malos!!!! ja ja ja, dejé de fumar sin propónermelo, sin esfuerzo, sin ansiedad y sin hipnosis, como muchas cosas en mi vida vino sobre la marcha!!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  4. Perder el tiempo es el mejor, sobretodo sola y si puede ser en casa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Lo de dejar de fumar, yo creo que la clave está en pensar que no será el último, yo dejé de fumar, pensando a ver si aguantas una semana y ya llevo casi dos años. No sé si he dejado de fumar para siempre, pero al menos llevo muchos meses sin hacerlo y ya es una tregua para mis pulmones. Eso sí, espero no volver.
    Sobre malos propósitos, ¿vivir más despacito es un mal propósito?
    Besos Mariola, y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  6. Jajajaj me ha encantado la idea de los malos propósitos. Yo creo que también voy a seguir fumando y perdiendo el tiempo de vez en cuando ;) Un besote

    ResponderEliminar
  7. jajajaja, yo me apunto al punto número 5!! Besos rojos por doquier bonica!!!! ;-) ;.)

    ResponderEliminar
  8. A mi me pasa igual con el carnet de conducir! Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Uf perder el tiempo...que utopia...me apuntaba a eso sin pensarlo
    Un besote

    ResponderEliminar
  10. El punto 7 yo lo hago demasiado a menudo jajajaja

    ResponderEliminar
  11. No te hacía yo fumadora...mm ese parece un buen propósito para cumplir(además,fumas muy poco seguro que si te lo propones lo consigues ).Por lo visto compartimos una mala costumbre y es que soy de esas que duermen boca abajo (todas las noches me propongo acostarme bien pero cuando amanezco estoy boca abajo así que...imposible ir contra natura,jjj).Con respecto a lo del carné de conducir te aconsejo que le "des vidilla"y te marques pequeños destinos de fin de semana para ir cogiendole gustillo al tema de conducir (reconozco que es una de las cosas que más me gusta de mi vida ,creo que en otra vida fui viajante o buhonero,jsjaja )Besos y buen finde .Como sidmpre,un placer leerte.

    ResponderEliminar
  12. Ayyyy la meditación! Madre mía, cuando voy a yoga y me toca ese momento pienso en mis cosas, porque la mente limpia... El último propósito es el mejor, confirmado. Buen año!

    ResponderEliminar
  13. Ya lo creo que sí Mariola... Y coincidimos en algunas como el tema de la vitamina D, yo también estoy súper baja y eso que el año pasado tomaba un poquito el sol pero no me sirvió de mucho y en cuanto al dormir también me cuesta evitar las malas posturas, pero lo intento por el bien de mi piel.
    Bueno corazón, muchos ánimos con estos malos propósitos. Un beso!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Páginas vistas en total

Archivo del blog

Buscar

Google+ Followers

+info
Back To Top