sobre mí, contacto

belleza, actitud, lifestyle, #trending, ellos y ellas

jueves, 5 de julio de 2018

Solterazos: Solos Por Elección


Según la biología, y a la biología no la tose nadie, todos buscamos a alguien que nos complemente. Parece ser que a pesar de que la monogamia es bastante rara entre los mamíferos hay algo en los seres humanos que nos conduce a establecer un vínculo emocional duradero entre dos personas.

Según las comedias románticas -a estas sí las tose más gente- todos soñamos con enamorarnos hasta el corvejón  de alguien que se convierta en nuestro compañero de viaje vital.

Bueno, tal vez no todos. Hace unos días leía un artículo en el que se hablaba de la agamia, un modelo relacional que consiste en la renuncia voluntaria a formar pareja y el rechazo a toda sublimación del amor romántico y del sexo.

Quizás la agamia sea aún hoy en día una elección excepcional. Pero lo que sí es cada vez más frecuente es ver a hombres y mujeres a partir de los 40 años que viven sin pareja (lo que no quiere decir que no lo hicieran antes) y que a priori no se plantean ni el matrimonio ni la convivencia.

Entonces, ¿se equivoca la biología o la explicación para tanto soltero es que "el mercado está fatal"?

Solterazos y Topicazos

¿Qué piensas de una persona de 40 años (más o menos) que no tiene pareja y que tampoco la busca?

¿Con quién casarse y cuándo hacerlo siguen siendo dos de las grandes cuestiones que definen nuestras vidas?

¿Ser soltero por elección se sigue percibiendo hoy en día como una demostración de inmadurez emocional?


Solterazos: Solos Por Elección

El otro día le comentaba a una amiga que la convivencia no es lo mismo que el amor. Creo que en ocasiones es una manera de buscar amor en alguien a quien ya no amamos -o no hemos amado de verdad nunca-, un intento de estar menos solo.

He observado que se puede llegar a convivir por razones que poco tienen que ver con el amor:

-No querer ser el único soltero del grupo de amigos.

-Cumplir con un plan establecido por la sociedad.

-La comodidad de tener el sexo (más o menos) garantizado.

-Tener el sueño de formar una familia a toda costa, incluso con la persona equivocada.

-Un profundo sentimiento de amistad hacia la otra persona.

-Pensar que lo mejor para los hijos es sacrificarse y seguir viviendo con alguien que ya no te hace feliz.

-Confundir amor con cariño.

-La esperanza de recuperar algún día lo que hubo una vez en la pareja.

-Codependencia tóxica.

-Culpabilidad.

-Miedo a empezar de nuevo en el mercado de las citas.

Al otro lado de la mesa, observando el panorama, están los solterazos: Mujeres y hombres carismáticos, atractivos, interesantes. Solteros idealistas, exigentes... y pacientes.

Que no están solteros por obligación, sino por elección.

Que llevan una vida que les satisface.

Que no sienten que les falte nada a nivel emocional.

Que no compran la convivencia en pareja como la única forma de comprometerse en una relación madura.

Que no fuerzan las relaciones para que funcionen a toda costa.

Que no están dispuestos a pagar caros peajes por tener a alguien a su lado.

Que no ven en cada ligue al amor de su vida.

Que te pueden decir "Te amo, pero no te necesito".

Que no fibrilan cuando se les casa el último amigo que les quedaba soltero.

Que no aceptan pulpo como animal de compañía.

Pero que no se cierran las puertas a intentarlo con alguien que les mueva el piso.


¿Por qué has elegido ser un solterazo?


Testimonio nº1: El cuento romántico de Disney no se cumple nunca

"Porque creo que lo otro es un modelo obsoleto, que ya no funciona. Hay gente que prefiere seguir teniendo citas con su pareja y llevar en soledad otras cosas. A pesar de que toda la vida nos han planteado lo de vivir en pareja como la mejor alternativa, incluso con el argumento de que así se comparten las tareas.

Pero es una falacia, porque en la mayoría de las ocasiones la mujer se lleva la peor parte, sobre todo cuando llegan los hijos. A nosotras nos han presentado siempre el matrimonio como un cuento romántico de Disney, pero ese cuento no se cumple, y llega la insatisfacción.

Yo no veo a casi nadie feliz después de unos cuantos años de convivencia. Aunque supongo que les compensará la falsa sensación de seguridad de poder contar con alguien..."


Testimonio nº2: Ser la emperatriz de tu vida no tiene precio

"A estas alturas de la vida mucho me tiene que aportar una persona para que decida compartir mi vida con ella. Por el momento voy a seguir sin compromisos, lo que no significa que en un futuro la situación pueda cambiar.

A día de hoy estoy encantada de vivir sola. Es algo que creo que todo el mundo debería disfrutar en algún momento de su vida: tengo mi propio espacio, decido en todo momento lo que quiero hacer sin necesidad de tener que contar con la opinión y las decisiones de otra persona, y soy la dueña absoluta del mando de la tele y el sofá.

Y eso, señores y señoras, NO tiene precio."


Testimonio nº3: Dormir solo no está tan mal

"Bueno, yo no lo elijo. Ha sucedido así y no trato de cambiarlo. Y no lo hago porque estoy a gusto con serlo. No me incomoda dormir solo ni levantarme solo, y no hay nada que considere que sea mejor en pareja, solo es diferente."


Testimonio nº4: Miedo a estar mal acompañado

"No creo que uno lo elija. Por lo menos no en mi caso. Es algo que ocurre. Lo que sí creo es que hay personas con más tolerancia a la soltería que otras.

Todos tenemos un amigo o amiga que solapa relaciones de manera perfectamente continua, sin dejar ni una semana de barbecho entre una y otra. Es como si estuvieran aterrorizados por la idea de pasar 24 horas solos. Esas personas tienen una baja tolerancia a la soltería. Yo de lo que estoy aterrorizado es de pasar 24 horas con una gilipollas.

Imagino que no es bueno estar aterrorizado; ni por una cosa ni por la otra.

Pero que conste que yo no abandono la idea de formar una familia. Es algo que veo ocurriendo en un futuro muy bonito... Y muy remoto. Como si tuviera 20 años en vez de los 45 tacos que realmente tengo. Eso no es una buena señal, ¿no?"


Testimonio nº5: Si el tren no pasa, coge el metro

"No es necesario tener pareja o estar casado para querer y que te quieran.

Además, a medida que pasan los años te conoces más a ti mismo, sabes qué quieres, y especialmente qué no quieres. Esto te ayuda a que tus relaciones sean cada vez más sanas y satisfactorias, tanto a nivel sentimental como de amistad.

Y con el tiempo aprendes que el tren no pasa una vez en la vida, pasa a cada rato. Y si no pasa, tienes la opción de ir en metro."

Testimonio nº6: No te pegues a mí

"En mi caso lo de ser un solterazo no fue una opción, a priori. Creo que comenzó siendo un método de defensa:

Cuando me separé no estaba preparado ni quería empezar una nueva relación. Así que bloqueé esa opción sin dar posibilidad alguna a que ninguna de mis relaciones avanzaran en ese sentido. No he vuelto a convivir con nadie, por mucho que haya durado la relación.

Me gusta mi espacio (físico y mental), mi libertad, hacer lo que quiero cuando quiero, estar con alguien pero no necesariamente pegado a alguien.

Aunque también sé que cuando encuentre a la persona de la que realmente me enamore se me olvidará todo eso del espacio y todos los argumentos anteriores.

Y será entonces cuando seguramente dejaré de ser un solterazo."


Testimonio nº7: ¿Compartir tanto con otra persona?

"En mi caso lo tengo bastante claro. Después de un matrimonio maravilloso de 20 años creo que no sería capaz de compartir tanto con otra persona.

Me gusta la independencia, tener mi propio espacio y dar pocas explicaciones. También me encanta no sufrir el desgaste de una convivencia 24/7."


Testimonio nº8: Ahora es tu turno

Me encantaría conocer tu punto de vista, bien sea dejando un comentario en esta entrada o en las redes sociales:


¿Estás soltero porque no te queda más remedio o eres un solterazo?

¿Convives con alguien pero en secreto envidias un poco a tus amigos solterazos?

¿Conoces a algún solterazo y no te puedes explicar que aún esté solo?



10 comentarios :

  1. Pues no se que decirte Mariola, todo esto lo veo como muy «anticuado» se supone que estamos en 2018 y cada persona o se casa o no dependiendo de las circunstancias de cada una sin tener mayor importancia y sin tener que analizar esto. Me da pena que todavía haya que hacer un post de esto porque lo único que quiere decir lo poco que hemos avanzado.


    Besos


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va, Reme... Está de plena actualidad, te diría que cada vez más, de hecho.

      Eliminar
  2. Es una decisión personal, cierto... la verdad es que la soledad no está lo suficientemente apreciada... yo la echo de menos
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja siempre se pueden buscar espacios (pactados) de soledad...

      Eliminar
  3. Interesantes testimonios... Algunos por decisión y otros... ¡por decisión de las “probables parejas”...!
    Un beso Mariola. (Soy @gemaiphone de Deloitte)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hey, Gema! Gracias por pasarte por aquí, ¡gracias!

      Eliminar
  4. En mi caso ,como solteraza de más de cuarenta y sin ganas de emparejarme,la explicación es que el mercado está fatal y que no me creo nada...estamos rodeados de mentiras y engañosas por todos lados y hay quien mira para otro lado y como dice la canción “felices los cuatro” pero algunos no somos así y desde la mejor opción es mejor sola que mal acompañada.Ese es mi caso concreto pero yo respeto por igual todos los tipos de parejas que existen hoy día y a aquellos que prefieren estar solos.Muy buen post 👌🏻😉😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que siempre me gusta saber tu opinión, Pilar. Mil gracias por dejar tu comentario, siempre.

      Eliminar
  5. Yo creo que soplan nuevos vientos en los que la gente es más crítica y los convencionalismos ya están pasados de moda. Y un convencionalismo es casarte por las razones que comentas (no ser el único soltero, etc.) y otro igual la búsqueda absurda del idealismo romántico (que también citas) de las películas y la literatura.
    Pienso que la soledad es una elección tan respetable como la que más, sea por la causa que fuere...y el estar emparejados, lo mismo.
    Interesante tema, sin duda.
    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. La clave es estar satisfecho con tu elección, sobre todo sabiendo que siempre tienes la opción de cambiarla ;)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Páginas vistas en total

Archivo del blog

Buscar

Google+ Followers

+info
Back To Top