sobre mí, contacto

belleza, actitud, lifestyle, #trending, ellos y ellas

jueves, 9 de febrero de 2017

¿Se Puede Ser Leal e Infiel al Mismo Tiempo?


¿Qué importancia le das a la exclusividad física en una relación? ¿Se puede ser leal a la pareja aunque no siempre le seas fiel? Estas son las preguntas que les hice a un grupo de personas de ambos sexos y diferentes edades.

Hoy en LMDM podrás leer sus variados puntos de vista. Con unos estarás de acuerdo; con otros no tanto. Lo que me gustaría conseguir con esta entrada es que todos abramos la mente. Contemplar otras posibilidades que quizás no tengan nada que ver con nuestra manera de pensar. No necesariamente para compartirlas; solo para reflexionar sobre ellas, sin juzgarlas antes como equivocadas.


Razones Para Ser Fiel

Hay varios motivos para que alguien decida permanecer fiel en su relación, estos son algunos: 

-Porque quieres.

-Porque debes.

-Porque no tienes otras opciones.

-Por apatía (te da pereza iniciar una historia paralela que te complique la vida).

-Por miedo a las consecuencias.


A Vueltas Con La Exclusividad Física

Aquí se abre un melón interesante. Que alguien sea físicamente fiel no siempre significa que lo esté siendo también de corazón o de mente. Si los sentimientos románticos de tu pareja y sus pensamientos más tiernos pertenecen a otra persona aunque no se acueste con ella, ¿está tu pareja siéndote fiel?

¿Te conformas con que se meta cada noche en tu cama mientras tú haces la vista gorda al hecho de que lo que debería sentir por ti lo siente ahora por otra persona?

¿A que tal vez te haga el amor pensando en ella?

Otros supuestos que se me ocurren:

-Tu pareja mantiene abiertas sus opciones en Tinder.

-Alimenta una o varias relaciones de tonteo en las redes sociales.

-Continúa viéndose con su ex, con quien tú sabes que aún quedan rescoldos de lo que tuvieron.

-Queda a solas con personas que buscan tener algo con ella.

En los cuatro casos todo sucede a tus espaldas.

Pero técnicamente podría decirse que no está siendo infiel.

Porque no hay sexo.

Ahora bien, ¿está comportándose con lealtad hacia ti?


¿Se Puede Leal e Infiel Al Mismo tiempo?

"Para mí la confianza, más que con si hay un desliz en la relación, tiene que ver con la pregunta de ¿puedo contar contigo? Si está ahí en los momentos que la necesito, a mí, mientras no me entere, me importa un pito si una vez al año anda en desórdenes. Eso sí, que no lo tome por costumbre."


"Es un gen. O tienes el gen de la infidelidad o no lo tienes. Si lo tienes... pobre de tu pareja, pero si no lo tienes por muchas tentaciones que se te pongan delante sabes resistirte. Para mí, para la libertad que quiero y la que quiero dar a mi pareja, la fidelidad es imprescindible. Además es más objetiva que la lealtad. Ésta me resulta más difícil de medir, es algo más subjetivo."


"El problema que veo es que no creo que se pueda ser infiel una sola vez. Me parece que es un comportamiento que se repite. Uno puede perdonar una infidelidad pero de repente puede surgir la tentación de tomarse la revancha y devolver los cuernos. Entonces la relación entra en una espiral difícil de superar, la relación está abocada al fracaso. Si eres leal no puedes ser infiel (¡yo no podría dormir por las noches!) porque si necesitas algo que tu pareja no te da se lo comunicas antes. Tal vez si no está dispuesto a ello quizás te dé permiso para buscarlo fuera."


"Yo para estas cuestiones siempre recomiendo ver Los puentes de Madison. Todo el mundo dice que la infidelidad es lo peor, pero a todo el mundo le encanta esta película y no conozco a nadie que critique a Meryl Streep por liarse con Clint Eastwood. Es un pedazo de ejemplo de infidelidad con lealtad absoluta a su marido."


"Para mí está muy claro. El que nunca haya sido infiel que tire la primera piedra. Hay que saber hacerlo y tener unos motivos bien claros. Normalmente no tiene nada que ver con la persona a la que pones los cuernos, sino que es una historia paralela. Otra cosa es que lo hagas por despecho, por venganza o simplemente porque no respetas en absoluto a tu pareja y tienes la sensibilidad en el c*lo. Eso no tiene perdón. Dicho esto, soy de la opinión de que nunca debes contarlo, precisamente por lealtad, porque doler duele siempre."


"La fidelidad es uno de los pilares fundamentales en una relación porque significa convicción, lealtad, respeto y sobre todo focalizar una energía muy potente y bonita en alguien que también te está siendo fiel a ti."


"Para mí la fidelidad es indispensable, así que no me parece que alguien pueda ser infiel y leal al mismo tiempo. Otra cosa son los casos en los que la infidelidad es consentida, entonces imagino que sí se puede."


"Partiendo de la base de que en la definición de la lealtad está la fidelidad, y en la de fidelidad está la lealtad, mi respuesta es clara: NO. No se puede ser leal habiendo sido infiel. Porque en el momento en que cometes una infidelidad dejas de ser leal. Y viceversa, en el momento en el que dejas de ser leal, eres infiel."


"Para mí una cosa es la fidelidad y otra la confianza. La fidelidad no es algo que me importe, en el sentido de que cuando amo soy feliz si mi pareja disfruta aunque no sea conmigo. Prefiero saber lo que hace que vivir engañado. Si me engaña no siento conculcada la fidelidad sino la confianza. La fidelidad como monogamia no me interesa, creo que es excesiva, aunque tampoco me gusta la promiscuidad. Pero para mí lo doloroso es la traición. Hay gente que prefiere no saber y vivir tranquila, yo prefiero saber. Soy capaz de no darle importancia a deslices. Otra cosa es que mi pareja esté todo el día de cama en cama o lleve una doble vida y tenga dos parejas. Vaya, que soy bastante flexible si no dejo de sentir que soy parte de su vida, y parte importante."


"Yo creo que la fidelidad debe ser a la persona, no al cuerpo. Porque la infidelidad empieza en la mente, y ahí todos somos infieles. Y muchas veces la represión de ese deseo puede lastimar más la relación que la infidelidad en sí."

"Sí se puede ser sentimentalmente fiel y físicamente infiel. El sexo con amor y el sexo sin amor son dos deportes completamente distintos y me atrevería a decir que uno no es mejor que otro. Sencillamente son conceptos diferentes e incomparables. Puedo estar profundamente enamorado de mi pareja pero tener un viaje a Medellín y conocer a una bomba nuclear en una feria de textiles con un cuerpo como nunca he visto ni nunca volveré a ver y tener garantizado el anonimato y la impunidad... La diferencia horaria con España me garantiza que nadie sospechará de que me borre del radar durante dos horas. Dos horas en las que voy a f*llar como si no hubiera un mañana, manoseando unas prótesis mamarias de 700 ml que hasta la fecha solo había visto en vídeos porno. ¿Qué tiene que ver esto con el amor que siento por mi pareja, con el hecho de que la amo profundamente y haría lo que fuera por mantenerla a mi lado? 

Estoy interpretando un papel, viviendo mi propia fantasía porno con un ser de otra galaxia que nunca se volverá a cruzar con la mía. Mi deber hacia mi pareja será asegurarme de mantener esta aventura absolutamente sellada y cauterizada para que bajo ningún concepto pueda enterarse de nada, porque el daño y la humillación serían devastadores. Porque a pesar de que hablamos de dos deportes distintos, en nuestro corazón no lo vemos así. Pensar en mi pareja f*llando con un monitor de zumba con un rabo de 25 centímetros me quita las ganas de vivir, por eso espero que si alguna vez lo hace proceda al sellado y cauterizado, como yo lo hiciera en Medellín. Es un pacto tácito. 

Aunque lo único que me preocupa -y esto puede que sea una visión algo machista- es que la capacidad del hombre para practicar sexo sin amor es superior a la de la mujer. Por mucho que se empeñen en compararse con Samantha de Sex & The City las mujeres nunca logran serlo realmente. Nosotros sí. Y eso me inquieta, porque a base de f*llar mejor que yo, el monitor de zumba sí podría robarme a la mujer de mi vida y joderme seriamente. Yo nunca me plantearía dejarla por Jessica Rabbit de Medellín. Creo. 

Y luego están el hijo de p*ta y la hija de p*ta que engañan a sus parejas en lo físico y en lo sentimental, a veces de manera casi pública, exponiéndolas a la humillación, y ante personas que saben de la situación. Esa es otra categoría de infidelidad absolutamente abyecta que te recuerda lo jodida que puede ser la naturaleza humana."

"El tema de la fidelidad es para mí absolutamente fundamental, es lo que me hace confiar o no en mi pareja, me da seguridad y tranquilidad. Es una de las maneras de demostrarme el respeto que siente hacia mí, aunque no la única. Además pienso que se puede ser fiel en una relación aunque no lo hayas sido en otra; eso sí, la sombra te persigue..."

"Una infidelidad es algo que no podría ni olvidar ni perdonar. Me costaría mucho confiar en alguien que me hiciera algo así."

"Hay tantos acuerdos diferentes sobre la fidelidad como parejas en el mundo. A cada pareja le funciona un formato que no tiene por qué coincidir con el de las demás parejas."

"Para mí la fidelidad es importante, pero más que como un contrato firmado con la pareja, como un diagnóstico de la misma. No creo que seamos monógamos por naturaleza, nos hemos ido monogamizando por imposiciones culturales y religiosas. Una infidelidad es síntoma de que algo no va bien en la pareja, así que la forma de evitarla está clara."

"Se puede superar una infidelidad, pero cuando te han perdonado una vez es más fácil volver a caer. O funcionar como excusa para que la otra parte de la pareja cometa una infidelidad. Así que como le he dicho alguna vez a mi pareja, si vas a ser infiel, prefiero no saberlo."

"La fidelidad es un tema de cada pareja. Cada uno lo maneja como mejor puede o sabe. Para mí es importante, aunque por encima de todo valoro la lealtad. Y no solo la de mi pareja, sino la de todas las personas con las que tengo una relación significativa."

No está mal. Creo que hay material más que de sobra para reflexionar y para debatir. Antes de irme quisiera rebajar la intensidad de esta entrada terminando con una broma (que podría no serlo tanto, hey, you never know!):

Si un día los dioses le ponen a tu pareja la oportunidad entre un millón de acostarse con Ryan Gosling o con Irina Shayk (o con quien quiera que sea su sueño sexual)... 

¿Le prohibirías -si estuviera en tu mano hacerlo, claro- que viviera esa experiencia única? ¿O por el contrario te harías una camiseta mostrándole tu apoyo?

"Mi pareja se lo ha hecho con Brad Pitt y yo estoy muy orgulloso".



¿Se puede ser leal e infiel al mismo tiempo? ¿La fidelidad física es garantía de lealtad?


8 comentarios :

  1. No sé Mariola que decir respecto a esto, porque es una cuestión complicada pero por muchas cosas que he podido ver a lo largo de mi vida los hombres y las mujeres tenemos un concepto de la fidelidad bastante distinto, y digo esto en líneas generales; mientras cuando una mujer todo esto según he podido observar, pues como digo cuando una mujer es infiel, no lo hace porque sí, sino porque realmente quiero terminar con la relación que tiene y empezar con la otra que está empezando a tener en paralelo, en fin quiere un cambio y la realidad se remite a que se ha enamorado de otro, no es algo meramente físico, sin embargo para los hombres pueden ser fieles al matrimonio como institución y ser completamente «infieles» es decir que el hecho de tener una aventura no les hace pensar en ningún momento que quieren abandonar ese nido seguro mientras que la mujer si que lo piensa... pero repito que todo esto es muy relativo y hay mucha, mucha tela marinera!!!! ja ja ja


    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay! ¡Que se me olvidó! Pordios... Debió de ser mi inconsciente que prefiere archivar... con todo lo que tendría que contar mi consciente.
    No me da tiempo a leerlo ahora, esta noche con tranquilidad os leo :-)
    Un beso enorme lleno de lealtad de la buena.

    Miss A

    ResponderEliminar
  3. Yo me quedo con dos frases: Fidelidad como diagnostico del estado de la relación y el dolor de la traición... Si tu relación en ese momento es un campo de minas y se te pone alguien delante, no es que lo justifique moralmente pero lo entiendo. Pero sentirse traicionado, eso si que es duro amiga... Beso!

    ResponderEliminar
  4. Opino igual que Blanca. Creo que la fidelidad depende mucho del estado de la rekacion y sobre todo, de como te encuentres tu en ella.
    En cualquier caso, creo q todas las opiniones valen, cada libro es una historia...
    Un beso flower.
    Aran

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que es un pacto de pareja, no todo es sexo o pensar en otros. Quizá una pareja, sabiendolo ambos, pueden tener otro tipo de relaciones con otras personas. Para mi, la infidelidad es hacer algo a escondidas de tu pareja, sabiendo que si se enterara se sentiria traicionada...y eso va mucho mas del sexo o de desear a otras personas.
    Un besote

    ResponderEliminar
  6. Que tema tan delicado Mariola y ¡qué bonita película los puentes de Madison!
    Desde luego es complicado y la fidelidad, es verdad, que no es solamente física.
    Creo que cada caso concreto es un mundo y en cada relación cada uno sabe pero yo no creo que pudiese perdonar ninguna infiddelidad de ningún tipo...
    Besos rojos por doquier!

    ResponderEliminar
  7. Un tema peliagudo pero cada relación es un mundo aparte.
    Yo nunca podría perdonar una infidelidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Páginas vistas en total

Archivo del blog

Buscar

Google+ Followers

+info
Back To Top