sobre mí, contacto

belleza, actitud, lifestyle, #trending, ellos y ellas

jueves, 11 de febrero de 2016

¿Lo Vuestro Es Amor o Es Ciencia?


Nos gusta pensar que cuando le decimos a alguien "Te Amo" nos estamos guiando tan solo por el corazón y las emociones. Pero, mal que nos pese, la biología y la antropología han encontrado explicaciones científicas para muchos de nuestros comportamientos en el amor. 

Para "celebrar" que este próximo domingo es San Valentín hoy en LMDM he recogido las conclusiones de dos artículos del Huffington Post, 15 verdades sobre el amor demostradas científicamente y 9 extraños efectos secundarios del amor y te invito a que nos hagamos las siguientes preguntas: ¿Tenemos corazón o solo reacciones biológicas? ¿Amamos locamente o es que estamos drogados? ¿Podemos culpar a la evolución de nuestras infidelidades? ¿Un amor imposible es romántico o es simplemente una reacción química?


No es Amor, Es Ciencia


El amor no es una emoción 

La antropóloga Helen Fisher lleva 30 años dedicada a la investigación del amor y una de sus principales conclusiones es que "el amor no es una emoción, sino un impulso, una necesidad fisiológica". Es la mezcla de diversas sustancias en el cerebro (dopamina, serotonina, oxitocina, etc.) lo que nos conduce a crear vínculos emocionales con otra persona.


                                                         El enamoramiento solo dura 3 años

Según la neurobiología después de tres años los receptores de dopamina pierden sensibilidad y desaparece el estado de enamoramiento. Quizás esto explique que algunas personas sean incapaces de mantener relaciones a lo largo del tiempo, ya que sus organismos son adictos a las sensaciones que les producen los altos niveles de dopamina.


                                                               El apego dura más

Cuando se sale de la fase de amor romántico entra en juego la oxitocina, que está relacionada con la sensación de apego.


                                                       Ellos se enamoran a primera vista 

De nuevo según Helen Fisher cuando nosotras nos enamoramos activamos partes del cerebro que tienen que ver con la memoria y la rememoración, lo que hace que necesitemos pasar más tiempo con una persona para enamorarnos. Sin embargo los hombres activan las zonas que tienen que ver con los estímulos visuales. Es el aspecto físico lo que desencadena la liberación de dopamina y por eso ellos se enamoran antes.

                                                    Nos gustan las personas misteriosas

El misterio está íntimamente ligado a la novedad, y esta, una vez más, a la dopamina.


                                                       Nos enamoramos de la simetría

Las caras simétricas  activan las áreas cerebrales relacionadas con el enamoramiento. Además, los hombres de todas las culturas se sienten atraídos por las mujeres cuya figura responde a la proporción 0,7 entre el diámetro de la cintura y el de la cadera. Puedes calcularlo tú misma dividendo los centímetros de la cintura entre los de la cadera.


                                                              El amor nos ciega

Cuando nos enamoramos de alguien se desactivan regiones del cerebro que tienen que ver con la lógica y el razonamiento.


                                                            El amor nos idiotiza 

Si estás apasionadamente enamorado te costará más concentrarte y realizar tareas que requieran tu atención.


                                                             El amor nos droga

Al enamorarnos se activa en el cerebro la misma red neuronal asociada a la adicción a la cocaína, de ahí el estado de euforia y exaltación que nos provoca el amor.


                                                             El amor te ralentiza

Hay investigaciones que demuestran que los hombres, cuando están enamorados, adaptan al andar su ritmo para ajustarlo a la velocidad de su amada. 


                                                       El amor te impide ver el peligro

Un estudio demostró hace tres años que los hombres no dudan en asumir grandes riesgos cuando se trata de ganar el amor de una mujer. Esta actitud temeraria ellos la han heredado de nuestros antepasados que habitaban en las cavernas, ya que para sobrevivir debían arriesgar constantemente sus vidas si querían conseguir comida, refugio y parejas sexuales.


Los obstáculos "nos ponen"

La dopamina también tiene mucho que ver con esto. Si percibimos obstáculos, los niveles de dopamina aumentan (esta sustancia además de con el enamoramiento está relacionada con la motivación para alcanzar objetivos), por lo que los sentimientos se intensifican. Esto podría explicar el enganche que sufren algunos enamorados cuando sienten que su amor es imposible.


El amor y el odio son lo mismo

Ambos están relacionados porque producen las mismas sustancias químicas. Sí, del amor al odio solo hay un paso: al analizar los ciclos cardíacos de una persona la ciencia ha demostrado que no se puede apreciar la diferencia entre si acaba de asesinar a alguien o si ha tenido un orgasmo.


El sexo engancha emocionalmente a las mujeres

Helen Fisher recomienda a las mujeres que no hagan el amor con aquella persona de la que no quieran enamorarse. ¿Por qué? Porque la zona de liberación de dopamina se activa durante el acto sexual, y en el caso de las mujeres este área es un 70% más grande que en los hombres. Es decir, es más fácil que nosotras nos impliquemos emocionalmente después del sexo. Imagino que esto ya lo sabías, pero ahora ya sabes por qué sucede.


La monogamia es antinatural

La ciencia afirma que la poligamia es un comportamiento evolutivo del ser humano mientras que la monogamia es un comportamiento social. El doctor en Psicología Christopher Ryan lo expone así: "La monogamia es como ser vegetariano. Tú puedes decidir ser vegetariano y puede ser una decisión sana, inteligente y ética. Pero ser vegetariano no cambia el hecho de que por naturaleza eres omnívoro. En nuestra especie somos omnívoros tanto en la dieta como en el sexo".


¿Infidelidad sexual o emocional, qué prefieres?

Desde un punto de vista evolutivo, la ciencia lo resume de la siguiente manera: las mujeres sufren más con la infidelidad emocional porque pierden los apoyos que necesitan en su misión reproductora. Sin embargo el hombre llevaría peor la infidelidad sexual porque estaría invirtiendo energías en la cría de un descendiente que podría no ser biológicamente suyo. 


Si tu mente curiosa no ha tenido suficiente con este breve análisis del amor a través de los escépticos ojos de la ciencia, prueba a saciar tu necesidad de respuestas deglutiendo con lentitud el artículo "¿Existe el amor verdadero?" de la revista Jot Down. En él poetas, filósofos y sociólogos ampliarán tu perspectiva acerca de this crazy thing called love. Y Feliz San Valentín.





¿Crees más en la ciencia o en Cupido?




12 comentarios :

  1. Pues no sé. Sólo sé que fue verle entrar en el patio donde yo estudiaba por aquél entonces, y ya a distancia mi mundo se tambaleó, casi literalmente. Me dió un vuelco el corazón, y en mi mente se creó un "no, no, no, por favor, no". Y es que por aquel entonces yo tenía otra pareja, con la que juro que creía estar bien, hasta que claro, le vi a él. Si te digo que me pasé meses rehuyéndole por los pasillos para evitar conocerle cómo te quedas? Pero era una escuela pequeña, y estaba claro que estabamos destinados, aunque fuese químicamente, a cruzar nuestras vidas. Y hasta ahora!

    ResponderEliminar
  2. En mi caso primero hubo una negación....yo no quería...pero caí y es lo mejor que hice! Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Bruuuuuutal flower.
    Bxs
    Aran

    ResponderEliminar
  4. Ays, yo es que sí que creo en el amor para siempre...pero no ese tan idiotizado, sino algo tranquilo y sosegado xD Un besote

    ResponderEliminar
  5. Asusta leer estas cosas que día a día no nos planteamos... yo creo en aquel amor que dura más de tres años pues el amor no se mide en tiempo. Interesante post
    Un saludo y feliz semana
    www.hoymesientomoda.com

    ResponderEliminar
  6. Creo que todo el proceso del enamoramiento es pura y dura química, y es importante tenerlo claro, de lo contrario, podemos tomar decisiones erróneas, eso sí estar enamorado también tiene su qué y merece la pena disfrutarlo, aunque sepamos que hay fecha de caducidad.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo firmemente que estamos involucrados en la creencia de un "amor o enamoramiento social" muy lejano del que realmente deberia ser como aspecto evolutivo. Es decir, que muchos de nuestros comportamientos tienen que ver con una percepción social (monogamia, matrimonio...) que con los que realmente estariamos llamados a desarrollar.
    Un besote

    ResponderEliminar
  8. SUpongo que todo se puede discutir...pero oye si esta demostrado cientificamente, diremos que nos gusta creer en la magia y en los cuentos de disney ;)

    Besitos!

    ResponderEliminar
  9. Yo lo que creo es que me debería enamorar ya jajajaja Un beso Mariola

    ResponderEliminar
  10. Pues creo que todo es discutible, por mucho "estudio" científico que haya no pueden saber lo que siente una u otra persona. Me ha parecido muy interesante tu entrada, llego tarde pero ahora mismo lo voy a compartir ;) x

    ResponderEliminar
  11. Muy interesante el estudio...
    La verdad es que el amor tiene muchas etapas distintas en una relación y hay que vivirlas todas con intensidad.

    Un beso linda!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Páginas vistas en total

Archivo del blog

Buscar

Google+ Followers

+info
Back To Top