sobre mí, contacto

belleza, actitud, lifestyle, #trending, ellos y ellas

jueves, 13 de junio de 2019

Viaje Blogger a Las Caldas, ¡Qué Bueno Volver a Asturias!


¿Cómo puede nadie decir que no a volver a Asturias? Y si es en buena compañía y alojándote en uno de los mejores hoteles wellness de España, entonces ya vas de cabeza. Quienes me seguís por Instagram seguramente visteis algunas de las historias donde os fui contando desde la salida hasta la llegada de nuevo a Madrid (aún puedes verlas todas en destacados con el título de Las Caldas).

Hoy me gustaría compartir con vosotros algunas fotos más, así como un pequeño diario de viaje para que podáis entender mejor por qué me costó tanto retomar mi vida normal a la vuelta.


Bienvenidas al Gran Hotel Las Caldas Villa Termal Con Una Espicha Asturiana

El viaje de prensa a Oviedo estuvo organizado por la agencia de comunicación Ipunto. Una de las socias, Esther Valero, nos acompañó e hizo de cicerone y maestra de ceremonias durante los tres días que pasamos allí.

A nuestra llegada al Gran Hotel Las Caldas nos estaban esperando con una espicha asturiana donde las compañeras que así lo deseaban pudieron probar a escanciar ellas mismas la sidra que se iban a tomar.

El hotel se encuentra a orillas del río Nalón, y de las profundidades de la tierra emergen las aguas termales que dan lugar al nombre Las Caldas.

Rodeado de verde mires donde mires, el hotel también cuenta con balneario (que abrió sus puertas por primera vez en 1776) y con una clínica de bienestar. Esta aprovecha los beneficios de las aguas minero-medicinales para ofrecer diferentes programas detox, antitabaco, de adelgazamiento y de recuperación del sueño. Son estancias de varios días en régimen de pensión completa con programas muy completos y una dieta saludable de productos ecológicos y naturales.

Una de las estancias del Gran Hotel Las Caldas que más nos gustó a todas es el Salón de los Espejos (foto nº11) donde desayunábamos cada mañana, y que fue construido en el SXIX.

A todo esto hay que sumarle jardines, helipuerto, un solarium con vistas a los montes, terraza exterior con piscina, una gastronomía de primera y un servicio extremadamente atento y profesional.

Si quieres más información puedes echar un vistazo en www.lascaldasvillatermal.com


Diario de Viaje a Las Caldas

Martes 21 de mayo a las 8.30 de la mañana 

Salimos en autobús con rumbo a Asturias; unas horas después, a la hora de comer llegábamos al hotel. Allí nos esperaban para darnos la bienvenida Fernando Sánchez Vallina (director) y Marina López, responsable del área Sport & Wellness. Después de llenar bien las tripolotas subíamos cada una a nuestra habitación para ponernos el traje de baño y el albornoz.

Mientras unas compañeras disfrutaban de un tratamiento facial las demás lo hacíamos de la zona privada de baños (y luego a la inversa). A mí me gustó especialmente la experiencia en la piscina de flotación (cada 20 minutos en ella equivalen a 4 horas de sueño).

A las nueve pudimos disfrutar de una cena informal -subimos en albornoz y traje de baño-, saludable  y deliciosa en la zona Aquaxana, abierta a un solarium desde el que te puedes llenar la vista, los pulmones y el alma de verde (la fotografía que abre esta entrada fue tomada allí). La noche terminó de nuevo en el agua, metidas en una piscina circular con altas columnas que sujetan una bóveda, con un espectáculo privado de fuentes de agua bailando al ritmo de la música.


Miércoles 22 de mayo 

Lo primero que hicimos fue disfrutar de un magnífico desayuno buffet en el Salón de los Espejos del que os hablaba antes. Acto seguido, y dado que el tiempo fue estupendo, tuvimos un taller de fotografía en la zona de los jardines del helipuerto. El taller, muy útil para todas nosotras ya que se centró en trucos para fotografiar bodegones de productos, lo impartió Elena del blog My Cosmetic Art.

Después hicimos una ruta por los alrededores del hotel siguiendo el cauce del río Nalón de la mano de una monitora especializada. Este es uno de los muchos servicios que ofrece el hotel. A la vuelta, una ducha y bajamos a comer a uno de los salones. Por la tarde, tras reposar un poco en las habitaciones, tuvimos la tarde libre para hacer fotos, ir al gimnasio o a una clase de pilates y disfrutar de la zona del balneario.

Por la noche nos vestimos de gala -la etiqueta de la invitación requería vestir de negro- para una cena tipo cóctel y saborear la deliciosa cata de quesos asturianos que nos prepararon los expertos de Aitor Vega Quesos. Esta vez la noche acabó en el salón del piano del hotel con unos gin tonics y unos mojitos. Y hasta aquí puedo leer 😁

Jueves 23 de mayo

Después del desayuno tuvimos tiempo libre hasta la hora del brunch de despedida, que nos sirvieron en una de las terrazas del hotel. Nada más terminar recogíamos nuestras maletas (todas teníamos el mismo modelo, ahora te cuento por qué), subíamos al autobús y poníamos rumbo de nuevo a Madrid.


Las Marcas Que Nos Acompañaron en La #PuestaaIpunto

En este viaje no hemos estado solas. Seis marcas han querido acompañarnos, ya incluso desde antes de salir de Madrid:

1. Desde Misako nos enviaron a casa una maleta Luisa para llevarnos a Las Caldas.

2. Tweezerman nos regaló un kit de edición limitada para poder hacernos las cejas este verano donde quiera que estemos compuesto de una pinza Slant, tijeras, cepillo de cejas, una mini afeitadora plegable de precisión (permite retocar también el labio superior y la línea del bikini), un turbante y un neceser.

3. Fujifilm hizo llegar hasta Las Caldas una cámara instax mini 9 para cada una, acompañada de varios carretes y de un álbum para guardar las fotos.

4. Bijou Brigitte dejó unos regalos en nuestras habitaciones y presentó sus colecciones primavera/verano 2019. Todas pudimos elegir unas cuantas piezas, tanto bolsos como bisutería.

5. Sensilis fue la marca elegida para el tratamiento facial en cabina que nos dieron el primer día (en el enlace tienes toda la información), además quiso que nos trajéramos a casa un neceser con el protocolo completo para seguir probando los productos en casa.

6. Rowenta llevó a Las Caldas un cepillo de vapor para que pudiéramos comprobar cómo elimina fácilmente las arrugas de cualquier tejido, incluso los más delicados -más de una lo usó para darle el último toque a su outfit para la cena de gala-. Unos días más tarde cada una recibíamos en casa uno como regalo.



Bien, pues hasta aquí llega mi relato de nuestra experiencia en el Gran Hotel Las Caldas Villa Termal. No lo dudes, si necesitas unos días para desconectar y recargarte de fuerzas, escápate al norte. Fernando, Marina y todo su equipo te esperan en Las Caldas. Y oye, quien sabe, igual te dejan escanciarte un culín de sidra.



Fotos mías, del hotel y de María Lacámara.



¿Estás deseando escaparte ya?



1 comentario :

  1. Mariola fue una verdadera maravilla de viaje!! Compartirlo contigo un plus!
    Besos rojos por doquier!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Páginas vistas en total

Archivo del blog

Buscar

+info
Back To Top