sobre mí, contacto

belleza, actitud, lifestyle, #trending, ellos y ellas

miércoles, 17 de junio de 2020

¿Ser bueno es suficiente para que te quieran?

Photo by Toa Heftiba on Unsplash

"Es muy buena persona" es la coletilla que solemos usar para calificar a esas personas de las que nos cuesta resaltar otras cualidades. ¿Es un hombre interesante, entusiasta, con pasiones? No, pero es muy bueno. ¿Es una mujer creativa, ingeniosa, divertida? No, pero es muy buena. ¿Tiene un sentido del humor inteligente? ¿Tiene talento? ¿Es carismática? ¿Es auténtico? ¿Es desenvuelta? ¿Es decidido? ¿Es perspicaz, piensa con profundidad? ¿Tiene una mente inquieta, ágil, sagaz? 

No, pero es muy buena persona.

De alguien que es carismático, ingenioso, asertivo, cautivador o fascinante, nadie dice nunca "es muy bueno" como lo primero que pondría en una lista para describirle. Y no porque no sea una gran persona, sino porque la bondad, supongo, nos parece una cualidad algo aburrida, carente de gancho, de atractivo; mucho menos destacable que todas las anteriores.


¿Qué es ser buena persona?

A mí me suele sorprender bastante cuando de una persona lo primero -y casi lo único- que pueden decir es que es muy buena. Ya, y yo también. Pero además de la bondad tengo otras cualidades. De hecho no creo que nadie que me conozca me describa solo como "una buena persona". 

Quizás deberíamos preguntarnos qué es ser buena persona, porque creo que aquí es donde está el problema. ¿Ser bueno significa no quejarte nunca? ¿No poner límites? ¿Hacer siempre lo que los demás quieren? 

"¿Podemos, por favor, dejar de asociar ser una buena persona con 
cuánto estás dispuesto a sufrir en silencio por los demás? 
Ser amable va de tratar a los demás con amabilidad y respeto, 
no sobre ser el equivalente humano de un felpudo." (Word Porn)


Según un estudio del antropólogo Oliver Scott Curry (Universidad de Oxford) que le ha llevado siete años y que ha realizado en 60 tipos de sociedades diferentes de todo el mundo, la moralidad se basa en la cooperación. Son los principios de unidad y solidaridad los que construyen los valores familiares y de comunidad.

Por lo tanto la investigación concluye que eres una buena persona de verdad cuando:

-Ayudas a tu familia

-Ayudas a tu comunidad

-Devuelves los favores

-Eres valiente

-Respetas a tus superiores

-Divides los recursos de forma justa

-Respetas los bienes de los demás

Para mí ser buena persona es como el bizcocho en una tarta. Es la parte que se da por hecho, la base sobre la que construir el resto del pastel (cremas de sabores, rellenos, decoración), que es lo que realmente nos hará únicos y especiales. Y será en esos atributos en los que los demás repararán, los que llamarán su atención y nos fijarán en su pensamiento. 

Por ejemplo, que un amigo que te está organizando una cita a ciegas lo único que te  pueda decir para venderte a su candidato o candidata es que es muy buena persona me parece, sin ninguna duda, la señal que debería hacerte salir huyendo de esa encerrona cuanto antes. 

Es como decir de una mujer que es muy buena madre. Es un comentario que siempre me ha parecido una obviedad. Pues claro que es buena madre, ¿no es eso lo normal? Es decir, ¿velar por el bienestar de tus hijos, alimentarlos, cuidarlos, educarlos, darles cariño y apoyo, encarrilar su conducta, no es lo mínimo que debe hacer alguien que decide traer un niño al mundo?


¿Ser bueno es suficiente para que te quieran?

Para mí es el requisito básico imprescindible que debe cumplir alguien, no ya para relacionarme con esa persona, sino incluso para mirarla a la cara. Tú, yo, y la gran mayoría de la población mundial queremos tener a nuestro lado gente amable que nos trate con respeto. Nadie desea tener cerca a alguien cruel, egoísta o dañino. Aunque claro, siempre hay excepciones. Hay quienes se sienten atraídos hacia personas que les tratan mal, pero claramente son los menos. Además esas relaciones tóxicas, esas ataduras disfuncionales, más tarde o más temprano -dependerá del amor que se sienta hacia uno mismo- acabarán, te darás cuenta de que quieres salir de ahí porque no te hace bien y tomarás la decisión de irte.

A pesar de lo que piensen los más pesimistas lo normal es encontrarte con buena gente. Sin cooperar entre nosotros difícilmente hubiéramos sobrevivido como especie. 

Por eso la bondad por sí misma no me parece suficiente para querer profundamente a alguien. No solo porque ser una buena persona es lo normal, y por lo tanto si no hay mucho más un carácter me puede resultar aburrido, soso y demasiado predecible. Sino además porque a quienes describimos sobre todo como "buenos" también tienen sus defectos, igual que tú y que yo. 

Puedes ser una buenísima persona pero al mismo tiempo ser cabezota, perezoso, ignorante, intenso, adusto, indeciso, malhumorado, torpe, apocado, pesimista, emocionalmente dependiente, pesado, incompetente, falto de criterio o inestable.

¿Ser buenos es lo mejor que podemos ser? A mí me parece que no. Yo creo que ser buenos es lo mínimo que debemos ser.






Y a ti que te parece, ¿crees que ser bueno es suficiente para que los demás te quieran a su lado?





No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Páginas vistas en total

Archivo del blog

Buscar

+info
Back To Top